Perdida in translation

reglanumero8

En la anterior entrada hablaba de algunas diferencias que he apreciado entre escribir para el teatro y hacerlo para el cine y la televisión. Las que hay entre escribir novelas y guiones parecen más obvias (ahora veremos si lo son tanto). En todos los casos se trata de contar una historia, pero las herramientas que cada uno de los medios te proporciona son muy distintas.

Siempre pensé que adaptar una novela sería una tarea más sencilla que escribir un guión original, hasta que tuve que hacerlo. Incluso cuando el material de partida parece especialmente apropiado porque se trata de una novela con un fuerte componente dramático, en la que, para entendernos, “pasan muchas cosas” y los personajes tienen motivaciones claras, incluso entonces la traslación de la página a la pantalla resulta complicada. La recomendación de Hitchcock, en sus entrevistas con Truffaut es la siguiente:

“Yo leo una historia una sola…

Ver la entrada original 1.818 palabras más

Acerca de Fernando Gil

Guionista, consultor comunicación corporativa y cultural

Puedes escribir aquí un comentario, me gustará escucharte.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

La Galerna

Madridismo y sintaxis

Gustavoms's Blog

Just another WordPress.com weblog

-surfing through life-

Aventuras y desventuras de una veinteañera.

Los relatos de Victoria E. Muñoz Solano

Just another WordPress.com site

Tele y algo más

Mi relación amor-odio con el mundo audiovisual

enero11

Literatura para romper el tiempo.

A %d blogueros les gusta esto: